Cuando un escritor de corte místico esotérico, como por ejemplo Max Heindel (fundador de la Fraternidad Rosacruz), a quien los Maestros de la Rosacruz lo autorizaron a difundir las enseñanzas de la Orden y plasmó sus ideas en su obra más importante titulada “El Concepto Rosacruz del Cosmos”, nos propone una serie de “enseñanzas” de corte esotérico, es decir enseñanzas, tradiciones, doctrinas, técnicas, prácticas o ritos de una corriente religiosa, que son secretos, incomprensibles o de difícil acceso y que se transmiten únicamente a una minoría selecta denominada INICIADOS.

Es difícil o imposible ponerse a refutar esto, más que preguntarse y este señor ¿Cómo habrá averiguado todo eso? Podemos suponer los siguientes mecanismos:

¿mediante un mecanismo sobrenatural secreto de revelación de la tradición iniciática?
¿lo saben en automático por que son maestros elevados?
¿se desdoblaron en el astral y fueron a ver u obtener enseñanza?
¿consultaron los registros akáshicos?
¿lo obtuvieron por algún mecanismo metapsíquico?
¿un libro de teosofía tal vez Madame Blabasqui? En este caso como la averiguó Blabasqui.

O simplemente se lo iba inventando suponiendo que así eran las cosas y que de alguna manera las adivinaba.

En fin Max Heindel lo sabrá.

Esto contraste con la Ciencia, en la que no se puede decir las cosas así nomas por que si, ni atribuirlas a enseñanzas de maestros en el astral, Albert Einstein o el actual Stephen Hawking, tuvieron y tienen que demostrar sus postulados, no se trata de lo mejor que se te pueda ocurrir es necesario en Ciencia demostrar que es cierto.

A Albert Einstein no se le cree por que es un genio o maestro ascendido, si no por que demostró sus descubrimientos, entre ellos aquellos que todos los días usamos en los sistemas de posicionamiento global (GPS).

Pero la ciencia no tiene nada que hacer con lo místico, esotérico, ocultista o religioso, a la ciencia ya no le compete este mundo impalpable. Tampoco la religión se ocupa de los asuntos de la ciencia.

En este sentido cualquier análisis sobre Max Heindel o La Ferriere, son pura especulación, y las diferencias, entre grupos mágico religiosos no son pocas.

Si embargo en la medida que nos dicen que La Ferriere fue un eminente científico y que estudiemos su gran obra de 100 libros (realmente 99 y solo 5 o 6 son libros los demás cuadernillos de 10 a 30 hojas o menos), en esa medida, por el simple hecho de estar tratando temas que marcan como científicos o incursionan en estos (asegurando tener la autoridad académica para tal efecto, lo que hasta el momento todo indica es mentira, es como hacerse operar con un cirujano plástico que lo es), no hay delito posible en analizarlos, criticarlos, contradecirlos y hasta demostrar sus errores.

Que disculpen los creyentes pero la mayoría de los errores y la enseñanza para 2000 años, para aquel que a estudiado un poco, hasta dan risa, y miren por más que se retuerzan de rabia y consideren esto un ataque, no es más que la pura verdad.

Salvo párrafos aislados como el siguiente, que en todo caso avala el estudio del presente blog.

“Tanto en la religión como en todas las líneas del humano vivir, el pensamiento del hombre evolucionando a través de los siglos ya no se conforma hoy con afirmaciones sin pruebas. El espíritu crítico se ha desarrollado de tal manera que una religión cuyas enseñanzas comprendan únicamente afirmaciones no respaldadas por argumentos racionales parece anticuada, caduca y hasta se le reprocha a veces como un obstáculo para el progreso social.” -Raynaud de la Ferrière (“Los Grandes Mensajes.” Editorial Diana 1975).

Este tipo de reflexiones de Raynaud de la Ferrière nos hace pensar de pronto que estamos leyendo otro tipo de literatura, como lo ilustra también la siguiente cita:

“Lo importante no es solamente enseñar algo a un niño, es necesario formar su espíritu para la observación, la reflexión, la crítica en la investigación y el amor a la verdad. ” -Raynaud de la Ferrière (“Los Grandes Mensajes.” Editorial Diana 1975).

No obstante entre estos pocos atisbos de lucidez encontramos pensamientos mágico-religiosos que (van a decir es que son de conocimiento Iniciático) que nada tienen que ver con argumentos racionales, observación, reflexión, la crítica en la investigación y menos el amor a la Verdad.

Y evidentemente es muy amplia la serie de temas en los que incurrió SRF, necesitamos por ejemplo un experto en religiones orientales, hinduismo y yoga para analizar el libro “Yug Yoga Yoguismo”, los datos que tenemos es que no saldría bien parado SRF, alguien sugirió a los creyentes GFU (que me parece interesante) que muestren el libro “Yug Yoga Yoguismo” a cualquier profesor de Yoga formado en escuelas acreditadas (que no sea GFU) y verán los que les dicen.

Justo es decir que un movimiento interno del grupo RedGFU esta haciendo un trabajo serio por estructurar el Hata Yoga de una manera más profesional dentro de la RedGFU, La Asociación Internacional de Yoga y Yoghismo, produciendo buena literatura como los libros de Adrian Marcelli; trabajo muy bueno pero que ha generado detractores dentro de su mismo movimiento, y por supuesto como ya hemos visto en Los Cismas hay muchos clones GFU y entre unos y otros no abalan su trabajo por bueno que sea (Si no al contrario), como este caso el de la Asociación Internacional de Yoga y Yoghismo no obstante esta iniciativa, esta convirtiendo a los institutos de Yoga de la RedGFU a nivel mundial en un asunto más serio y responsable.

Anuncios