No miren mi dedo, miren a donde señala, dijo el sabio francés, endocrinólogo, biólogo, ocultista e ingeniero de minas, arquitecto Raynaud de la Ferrière; frase que se escribió para acompañar una fotografía en la que el Mahatma Chandra Bala Guruji Maestre de la Ferrière señala hacia el obelisco egipcio en la Plaza de la Concordia en París.

Habríamos de observar el obelisco y la simbología oculta, cargada de sabiduría, que representa.

Parece una clara alusión al antiguo proverbio oriental que dice:

“cuando el sabio señala la luna, el tonto mira el dedo”.

Nos escribió una creyente GFU mencionando “que existe [en la GFU] una actitud atenta a cualquier fanatismo, ‘vean lo que estoy señalando, no mi dedo ‘, esa es una frase que cualquiera que haya realizado una investigación profunda conoce, pues es base del movimiento” , nos dice la creyente GFU, agregando en un segundo mensaje lo siguiente: “[…] dije que es base de lo que se enseña. Yo referí esta frase al fanatismo, precisamente su sentido está en no centrarse en la persona sino en lo que dice, en el mensaje.” -AdrianaMGn

El asunto es que una vez más este tipo de respuestas que alegran al creyente no explican ni resuelven nada de fondo, la creencia en un Avatar, al tiempo que maitreya, Cristo Rey, Iman-Mahdi, la Décima Encarnación de Vishnú, el Maestre del Acuarius, el Mesías esperado, etc. (una especie de el que todas las religiones y cultos esperaban ya llego y ya se fue) sigue allí, la creencia en la astrología, en la pseudo ciencia y la superstición que impregna todas sus actividades, allí esta aún, los pterodáctilos que son vampiros para Serge Raynaud, siguen volando en su literatura chatarra tal como el Aymara lenguaje de los sacerdotes Mayas, los pterosaurios que dieron origen a los rinocerontes y cuestiones que hemos tratado como la Frenología (y otras tantas que faltan exponer), así como su superficial conocimiento de temas como la Kabbalah o el budismo que los trata pretendiéndose experto y cuyos errores son fáciles de observar para cualquier conocedor de estos temas. Así pues de este lado si, si hemos hecho una investigación profunda y no somos tontos por cierto, como el que mira el dedo, de ser así, le estaría yo predicando las buenas nuevas de la Era del Acuario, el nuevo cristo y la magnifica obra escrita del iluminador de la era supremo regente de la Gran Fraternidad Universal, eminente científico francés Doctor Serge Justinien Raynaud de la Ferrière; para que nos ilumine con su sapiencia.

Si la base del movimiento fuese la investigación profunda, no esperaríamos que digan tantas bobadas, lo cierto es que profundamente no investigan nada, sino que simplemente creen en su nuevo catecismo impregnado de supersticiones y repiten lo que les dijeron sin saber las más de las veces ni lo que están diciendo.

Este tipo de creencias mágico religiosas, son el fruto de la desesperanza humana, quienes antes de actuar para mejorar nuestro mundo, prefieren depositar su confianza en supersticiones.

Podemos ver en el siguiente video, “la actitud atenta a cualquier fanatismo, que tienen en la GFU”, como nos lo expresa la creyente en cuestión:

Ejemplo:
Don Germán Olimón dice: “sentir algún tipo de deseo sexual es malo y hay que acallarlo siempre con 20 a 30 azotes auto infringidos en la espalda.”

–¡Don Germán Olimón esta loco no es posible!
–No hermano no mires al personajes, mira al mensaje.

Hay que darnos los 30 azotes, no mejor 40 para no fallar.

Es decir la premisa del dedo, no es necesariamente valida ni útil para argumentar a favor de la valides de los “mensajes” GFU.

Aquí parece que el problema no es el dedo o el mensajero, es precisamente el mensaje.

Por otro lado es una falacia pensar que no miren al mensajero es una cuestión clave para crecer, comprender o aceptar el mensaje. Existe una regla de oro en oratoria que dice que el que expone algo debe ganarse el derecho de hacerlo, es importante que el que da el mensaje sepa de lo que esta hablando.

Las referencias de quien lo esta diciendo tienen su peso.

Sin embargo aquí como he dicho no es necesariamente el problema, podemos dejar a todos los mensajeros, y centrarnos en los mensajes, ese es el problema precisamente: “el mensaje”.

Le escuche personalmente a uno de tantos Michan cuando se estrenaba de guru, decir que los Atlantes estaban en el sublunar esperando a reencarnar que habían regresado a la tierra para ello.

Olvidémonos de quien lo dijo, cuando relate esto en un articulo ni siquiera di el nombre, vamos al mensaje, es un absurdo y no me crea investigue.

Al menos nos deben una explicación ¿Cómo averiguaron que los Atlantes estaban en el sublunar esperando a reencarnar?

Mencione en https://escepticosgfu.wordpress.com/el-saber-vs-el-creer/ lo siguiente:

Me pregunto otra vez en mi ignorancia, cómo pudieron averiguar esto de los atlantes regresando, lo del sublunar donde quedan aquellos que tienen que volver a reencarnar, el empíreo, etc.
¿mediante un mecanismo sobrenatural secreto de revelación de la tradición iniciática?
¿lo saben en automático por que son maestros elevados?
¿se desdoblaron en el astral y fueron a ver, tomaron medidas y regresaron?
¿un libro de teosofía tal vez Madame Blabasqui?
¿o nuevamente los registros akáshicos?

Vemos pues que podemos bien dejar de lado al mensajero, el problema es el mensaje.

Es cierto también que esto de no miren el dedo se a puesto de moda ahora que sale cada vez más a la luz que todos los títulos académicos que dijo haber poseído el ingeniero, psicólogo y eminente científico Raynaud de la Ferrière, son una mentira.

Anuncios